Golf profesional

¿Debe ser Lucy Li la mayor atracción en los días de prácticas?

Hace no muchas fechas os comentábamos aquí lo que nos parecía que una niña de 11 años se hubiese clasificado por méritos propios para jugar el US Open femenino, donde resaltábamos lo increíble que nos parecía que alguien de su edad fuese capaz de alcanzar dicho nivel, ahora mismo es hándicap +1.5, pero no nos podíamos olvidar, que a ese nivel a esa edad, sólo se llega dejando de hacer muchas cosas de esa edad. Resumiendo, se estaba perdiendo la oportunidad de ser una niña, se estaba perdiendo su infancia.
Ayer, Lucy Li comparecía en rueda de prensa de la USGA durante casi 20 minutos. Como podéis ver en el vídeo que acompaña a este post, hay que reconocer que Lucy Li parece cómoda en sus respuestas, que además parece no estar cocinadas, porque sus respuestas me han parecido muy naturales, como la que da en el minuto 5:30 cuando le pregunta si su padre es capaz de ganarle…
Pero a pesar de todo lo anterior, desde que me enteré ayer por Twitter que Lucy Li iba a dar una rueda de prensa, lo  primero que me vino a la cabeza era: ¿de verdad es necesario ponerla delante delante de todos los focos? Puedo entender que las jugadores que se clasifican por unos o por otras vías tienen la obligación de atender a los medios, pero ¿no se podía hacer una excepción con una niña de 12 años? ¿No es ya bastante exposición para una niña de 11 años jugar el US Open?
Para haceros una idea de lo fuera de toda lógica que está que Lucy Li pueda jugar este US Open, recordaros que no podría jugar la American Junior Golf Association porque para poder hacerlo tienes que tener al menos 12 años.  Por muy bien que juegue Lucy Li, reconozco que cuanto más se o veo de su historia, menos me gusta, ya que entre otras cosas Lucy Li recibe educación a distancia gracias a un programa de la Universidad de Stanford para así poder entrenar en la academia de Jim McLean en Miami durante los meses de invierno y bajo la mirada de su tía, mientras que su familia tiene fijada la residencia en Silicon Valley.
Todo esto que esta viviendo Lucy Li no es nada malo si lo comparamos con otras cosas que uno lee día tras día en los periódicos, pero cuando pienso en ella, no puedo olvidarme que quizás Lucy Li es el caso de éxito, mientras que por el camino, se habrán quedado muchos más niños que nunca han llegado, y quizás, dándole tanto bombo y platillo a su «éxito», tan sólo hace un efecto llamada, para que más padres empujen a sus niños a perder su niñez en lugar de disfrutarla.

Etiquetas

Historias Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar