European Tour

¿Habría que limitar la edad de los jugadores en un torneo profesional?

Si hace pocas semanas estábamos alucinando con la espectacular actuación de Tianlang Guan en esta edición del Masters o su posterior actuación en el Zurich Classic, esta semana nos encontramos con la noticia que otro jugador chino, Ye Wocheng, debutaba en el European Tour a la edad de 12 años, firmando una vuelta de 79 golpes.
A la hora de hablar sobre si estos niños debieran estar jugando pruebas de los principales circuitos de golf, European Tour y PGA Tour, creo que lo primero es diferenciar lo que puede ser una actuación puntual en una prueba aislada en el calendario y lo que estamos viendo con Tianlang Guan, que en el plazo de un mes habrá jugado el Masters, el Zurich Classic y el Byron Nelson, tras haber aceptado una invitación a dicho torneo. Además Tianlang Guan jugará las previas del US Open para intentar clasificarse.
La idea de que un jugador de 12 años, por talludito que parezca en la imagen, debute en el European Tour a dicha edad, no me gusta. Creo que a esa edad, someterlo a una prueba tan dura como a la que se somete a jugadores hechos y derechos cada semana, es una prueba desigual, ya que a esa edad hay muchos factores de su personalidad, de su formación y de su juego que todavía están en proceso de formación. ¿Os gustaría ver a vuestros hijos en el Open de España jugando a los 12 años?
Tengo claro que mi respuesta es no. Considero que en el golf tenemos la suerte de que la vida profesional de los jugadores es larga, a los cuarenta años sigues pudiendo luchar de tú a tú con los mejores del momento, incluso con más de 60 años Tom Watson estuvo apunto de escribir una de las mayores hazañas de la historia del golf, por eso mismo me pregunto si ¿es necesario que haya niños que pierdan su infancia, sus mejores años, para intentar llegar a los circuitos a una edad tan joven?
Tenemos casos de éxito reciente, como Matteo Manassero, pero creo que también tenemos casos sonados, como el de Michelle Wie, que aspiraba a todo y más, y se ha quedado, al menos por el momento, en una jugadora más. Si pienso en otros deportes como el tenis, el primer nombre que me viene es el de Jenifer Capriati que había debutado a los 13 años. Otros pensaréis en la edad tan temprana a la que debutan en otros deportes, como el motociclismo, en los que además la integridad física de los niños está además en serio peligro. Casos habrá muchos y opiniones me imagino que también.
Reconozco que me parece alucinante que un niño de 12 años pueda hacer 79 golpes en una prueba del European Tour y, más alucinante aún, que un niño como Tianlang Guan pase el corte en el Masters, ahora bien, en un deporte en el que se pueden tener carreras deportivas de 30 años, en el que jugadores como Fred Couples a sus 53 años siguen dando guerra en torneos como el Masters , ¿es necesario que niños de esta edad salgan a la primera línea de fuego tan temprano?
Estos dos niños son chinos, con una cultura diferente a la occidental, pero no por ello, puedo dejar de pensar lo importante que podría llegar a ser que estos niños, cuando se convirtiesen en hombres, llegasen a tener el potencial que ahora se les presupone. Podrían llegar a ser los catalizadores del boom del golf en China, algo con lo que la industria del golf lleva soñando ya unos años, aunque no creo que sea la razón por la que están saliendo estos talentos y aunque apoyo de las marcas, seguro que no les falta.
Al ver a estos jugadores reconozco que me acuerdo de la historia de Wu Minxia, saltadora de trampolín del equipo chino, a la que se le habría ocultado la muerte de sus abuelos o el cáncer que padecía su madre, por recomendación de las autoridades chinas, para que llegasen a conquistar el oro olímpico en las Olimpiadas de Londres 2012, como así ocurriría. Faltan 3 años para que el golf vuelva a ser olímpico en Río de Janeiro, Tianglang Guan rozará la mayoría de edad por aquel entonces, Ye Wocheng, será todavía un adolescente, pero si siguen a este ritmo, llegarán a Brasil curtidos en unas cuantas y duras batallas.
Que los niños pierdan su infancia por buscar un sueño en determinados deportes, aunque no me guste, puedo hasta entenderlo, pero que la pierdan por un deporte como el golf, en el que se puede ser competitivo tanto años, no lo comparto. Menos aún, cuando una de la causas, podría ser el interés de las autoridades chinas en que sus deportistas tuviesen un buen papel en el torneo olímpico de Río de Janeiro.
Todos queremos hacer el golf un deporte más conocido, más practicado en todo el mundo, ahora, quizás también nos tendríamos que preguntar, que es lo que vale y lo que no vale, para conseguir dicho crecimiento en el golf, quizás tendríamos que plantearnos donde están los límites que para nosotros el golf no debiera sobrepasar.
Imagen| Yahoo

Historias Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba