Ryder Cup

Semana de Ryder Cup: tic, tac, tic, tac…

Ya es lunes y no es un lunes cualquiera, porque esta semana, es semana de Ryder Cup, una semana que hemos estado esperando desde que Martin Kaymer embocaba el putt para la victoria en Medinah.
El tiempo desde que Europa se adjudicó  la inolvidable Ryder Cup de Medinah ha volado y  volvemos a poder disfrutar de una nueva edición de la Ryder Cup, una edición en la que estará ausente Tiger Woods por lesión y en la que algunos jugadores del equipo americano no parece que lleguen en su mejor momento de forma si nos fijamos en sus últimas actuaciones.
Para algunos Europa parte como favorita, para otros ese papel de favoritos de Europa puede ser un arma de doble filo que lleve al bando europeo a la relajación y a no afrontar esta Ryder Cup con la intensidad y concentración que un evento como la Ryder Cup se merece.
Particularmente creo que los componentes de uno y otro equipo tienen clase para aburrir, que quizás el equipo europeo parezca más en forma, pero si algo nos dejó claro la última edición, es que un gesto, un golpe o un instante, pueden cambiar por completo el devenir de un día y de la historia de dicha edición. En la edición de Medinah, Ian Poulter hizo creer al equipo el sábado por la tarde que la remontada era posible al día siguiente, cuando todo parecía ya visto para sentencia.
Está muy bien eso de que se repartan los papeles de favoritos, pero al final la Ryder Cup hay que jugarla en el campo, hay que jugarla con el swing que cada uno de los componentes del equipo tenga para ese día, los jugadores se tienen que adaptar a jugar para un equipo en vez de a título individual, tienen que entender su rol dentro de dicho equipo y los capitanes tendrán que hacer buen uso de sus jugadores para elegir parejas que se complementen en el campo. El viento, la lluvia, el terreno húmedo, son factores que hay que tener en cuenta, y la adaptación a cada uno de los elementos, también podrás ser fundamental.  Y a tenor de la  temporada que hemos tenido con las lesiones, espero que estas no aparezcan por Gleneagles en ningún momento.
La Ryder Cup es puro espectáculo, pura pasión y en buena medida, porque una vez que los jugadores dan el primer golpe, cualquiera cosa puede pasar. Si fuese tan claro que un equipo fuese superior al otro, quizás no tendría la emoción que la Ryder Cup tiene, quizás no estaríamos todos ya nerviosos desde el lunes por el comienzo de la Ryder…
Sí, me encanta el equipo europeo de esta edición, es verdad que tengo mis dudas en el papel que pueden desarrollar algunos jugadores como Gallacher, Dubuison o Donalson, aunque quizás el jugador que más expectación me despierte sea  Martin Kaymer, por el hecho e ver si su crucial papel en la Ryder Cup de Medinah le ha transformado en un jugador Ryder Cup capaz de llevar una buena parte del peso del equipo europeo.
Es semana de Ryder Cup, está a la vuelta de la esquina ya, ¿quién de vosotros no se ha acordado ya en lo que va de día de que esta semana había Ryder Cup?

Etiquetas

Historias Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar