Material de Golf

TaylorMade lanza su nueva línea de maderas JetSpeed: ¿locura de estrategia?

A finales de octubre de este mismo año TaylorMade presentaba las maderas SLDR, pero ayer mismo, hacía la presentación de su «nueva línea» de maderas denominada JetSpeed. Un ritmo trepidante de presentaciones de producto y llegadas de los mismos a las tiendas de golf, que como empresa global,  le está dando unos grandes resultados, llegando a presentar una cuota en el segmento de maderas en el mercado de Estados Unidos cercano al 40%, a lo que se le añade su liderazgo en el segmento de los hierros y el segundo puesto en el de vestimenta, para ese mismo mercado.
La estrategia de TaylorMade, como en su día ya comentamos aquí, es clara, sacar y sacar productos al mercado, con un ciclo de vida muy corta, porque siempre hay gente que está dispuesta a comprarlo, pagando el 100% de su valor, ya que al cabo de unos 5-6 meses, esos drivers tendrán en las tiendas a su hermano evolucionado lo que le supondrá una importante bajada de precio.
Personalmente, ya os he reconocido que este ritmo trepidante de lanzamientos me aborrecen, hace que sus posibles innovaciones me cueste creerlas, por la sencilla razón, de que muchas de esas maravillas tecnológicas que se nos han vendido, no permanecen en modelos posteriores. Innovación fueron las cabezas de metal frente a las de maderas, las cabezas más grandes o incluso las varilla intercambiables, aunque bajo mi punto de vista, ha servido más a la propia industria, one fitts all, que al propio cliente que una vez comprado, pocas veces cambia la configuración.
Ayer en twitter mantenía una interesante conversación al respecto de este tema, pero aunque la muestra no fuese muy representativa, algunos de los participantes también se mostraban cansados del ritmo trepidante de lanzamientos en que las mayoría de las marcas estaban inmersas, ya que si no me equivoco, de este stress de lanzamientos, dentro de las grandes, se salvan Ping y Titleist.
Las ventas de TaylorMade a nivel global no dejan dudas de su éxito, siempre hay un % de dicho mercado que está dispuesto a tener lo último de lo último, pagando lo que la gente de TaylorMade establece. Ahora bien, ¿qué pasa cuándo esa estrategia se traslada a nivel local y el potencial mercado no llega ni a 300.00 golfistas?
En Estados Unidos, según la National Golf Foundation, a finales de julio del 2012 había un total de 29.000.000 millones de golfistas, casi un 10% de su población. Cuando uno tiene una target objetivo tan importante, si  eres capaz de convencer a un pequeño porcentaje, los más frikis o early adopters, de esos casi 30 millones de golfistas de las bondades  de tu nuevo material, y los datos reflejan que si que son capaces, no hay duda que tienes un buen negocio montado.
Ahora bien, el número de early adopters o frikis de un mercado mucho más reducido como es el español y en el que además una parte importante de ellos, más de 92.000 , está concentrada en una misma región como es Madrid, los números empezarían a ser muy pequeños.
Pongamos el ejemplo de la provincia de Las Palmas, en donde tan sólo contamos con 5.785 golfistas y hagamos una estimación del número de jugadores que creéis, que en esta provincia, y con la coyuntura económica actual, es capaz de seguir el ritmo de lanzamiento de la industria.  ¿Un 5%? Y muchos me parecen, pero nos dejaría en un total de 290 golfistas en la provincia, que están dispuestos a comprar cada modelo que salga, y que habría que dividirlo entre las distintas marcas y modelos de cada uno de ellas, y entre las  tiendas de las diferentes islas, ya que Las Palmas, incluye Gran Canaria, Lanzarote y Fuerteventura.
Y todo lo anterior, partiendo de la premisa de que estamos hablando de clientes fieles que acuden a la tienda física y no se les ocurre comprarlo por internet o en la península, si bien es cierto, que nuestro impuesto del 7% frente al 21%  IVA, les favorece en ese sentido, pero aún así, reconozco que me pongo nervioso al pensar los números que debe hacer las tiendas, para poder seguir a flote.
Los números globales de TaylorMade les dan la razón sobre su estrategia global, pero si esa misma estrategia la trasladamos al mercado español y a sus provincias, me resulta complicado ver en el largo plazo, unas buenas y cordiales relaciones entre las tiendas y las compañías, porque cuando una cuerda se estira y se estira, lo más probable es que se rompa.
 

Historias Relacionadas

3 Comentarios

  1. La respuesta es muy sencilla. El mercado español no representa target ninguno. Es más, en tu artículo a mi modo de ver te falta mencionar que no es lo mismo comprar en euros con dólares. No es comparable.
    Y el mercado de segunda mano triunfa en todo el mundo menos en España. ¿Has mirado lo que puede llegar a facturar una tienda como 3balls.?
    Saludos

    1. Está claro que el mercado español apenas representa algo dentro del mercado global. Me refería más a como ciertas estrategias globales, pueden no encajar bien cuando hay que hacerlas locales.
      100% agree respecto a dólares y euros. Pero respecto a lo del mercado de segunda mano, no nos podemos olvidar de que el mercado de segunda mano, no sólo de golf, sino de cualquier artículo, es mucho más importante en USA. Las Garage Sale son típicas en USA, mientras que aquí guardamos y guardamos, para no se sabe que…

  2. Yo me compré la gama R11 y sigo con ella. No pienso desalojar de mi bolsa nada de ello, porque me costó una pasta y no me voy a gastar otra por material que sé que no es mejor que el que tengo yo. He probado los hierros del año pasado de Taylormade y son iguales que los míos, o sea que… Si queremos vivir engañados es nuestro problema.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba