Material de Golf

Artes de pesca tradicional para las bolas de golf recuperadas


El golf que vemos por televisión es muy diferente del golf que se ve en cada club en el día a día. Donde los profesionales juegan bolas de golf nuevas, cambiándolas cada pocos hoyos para obtener el máximo rendimiento en cada golpe, los amateurs miramos más por nuestro presupuesto y es por esto por los que hay a la venta bolas de golf recuperadas.
El proceso de recuperación de bolas de golf puede comenzar de varias maneras, habiendo empresas que utilizan buzos profesionales o maquinaria específica para recogerlas en los lagos de los campos de golf y también está el método tradicional. Este último es el que puedes ver en el vídeo de esta entrada, el cual fue grabado por mí este verano, durante una de las vueltas de golf que he podido jugar y que resulta realmente sorprendente.
La persona que sale en el vídeo es Huertas, un clásico de la venta de golf recuperadas de la zona y que amablemente accedió a que le grabara para captar con la cámara su interesante método para recuperar bolas de golf de los lagos. Su sistema se basa en los métodos artesanales de pesca, que han sido adaptados por él y algunos colegas para poder pescar bolas de golf de los lagos.
Como se puede ver en el vídeo, el sistema funciona. Se lanza la jaula atada a la cuerda y se recoge, recuperando cada vez un puñado de bolas. Con paciencia y buena mano para encontrar los sitios buenos, a los que los jugadores malos tiramos bolas una y otra vez, en un buen día pueden salir varias docenas de bolas.
En verano, como comenta Huertas, al estar el nivel del agua más bajo y la temperatura ser más agradable, cambia las artes de pesca por el traje de neopreno y lo que hace es meterse él mismo en el lago para recuperarlas a mano o mejor dicho, a pie. Va andando despacio por el lago, tanteando para localizar bolas sumergidas. Cuando ve una, la engancha con el pie y a la saca.
Como veis, es otra manera de ganarse la vida. Es parte del «otro golf», el que no sale por televisión y el que acompaña cada día en la vida de muchos clubes de España. Un golf sencillo y de andar por casa, tanto para jugar, como para ganarse unos euros para poder comprar el pan de cada día.
PD: estas son las bolas de golf recuperadas que a mí me gustan. Hace mucho tiempo que no compro una, pero prefiero una que no haya sido alterada o pintada, viendo perfectamente cuál es su estado real, a otras que lleven ya mucha batalla y que hayan sido tratadas para pagarlas por buenas.

Historias Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba