Golf Español

Decálogo contra los jugadores de golf emboscados

Desde que Ovidio denunció el caso de un jugador emboscado en un torneo de categoría nacional, el tema ha saltado a la actualidad del golf nacional amateur y se ha generado un debate de gran calidad en torno al asunto. Desde la publicación de su entrada, han corrido bits y bits de comentarios (58 en la entrada de Ovidio), también en las redes sociales e incluso en la televisión, habiendo dedicado «Casa Club» un programa entero a tratar este tema con invitados que han aportado su visión del asunto y algunas soluciones, aunque sin llegar a encontrar la fórmula definitiva (si alguien la tiene, que la muestre).
Es por esto, que no acabamos de dar con la tecla mágica que ponga fin al problema, que nos ha parecido una buena idea publicar este decálogo contra los jugadores de golf emboscados, que cualquier jugador de golf puede poner en práctica. No se trata de ir por el campo de golf en plan Robocop, sino de aplicar 10 sencillas reglas para contribuir cada uno de nosotros a erradicar este problema que está presente en el golf español. Esta es nuestra propuesta:

  1. Educa: la educación es el pilar fundamental para que ningún jugador de golf prefiera tener un hándicap superior al que realmente le corresponde por su nivel de juego. Hay que educar a los hijos, a los amigos, a los mayores y en general, a cualquier persona sobre la que se tenga un cierto nivel de influencia.
  2. Da ejemplo: aplicar en uno mismo todo lo que se le quiere exigir a los demás, es un ejercicio de coherencia básico para que el mensaje anti emboscados tenga efecto. El responsable final del hándicap es el propio jugador así que, si no persigue que sea coherente con su nivel de juego, no podrá exigirle a los demás que sí lo sea.
  3. Evangeliza: si algún amigo tuyo está emboscado, si eres su amigo de verdad, no le dejarás engañar haciendo trampas con su hándicap. Coméntale la situación y explícale que está incurriendo en un incumplimiento grave a las reglas del golf, además de una falta de respeto a los demás jugadores que sí regulan bien su hándicap.
  4. Denuncia: si no queda más remedio, hay que denunciar las situaciones irregulares que tienen lugar a nuestro alrededor. No se trata de hacer una caza de brujas y pegarse con toda aquella persona que se vea que tiene un hándicap desajustado, sino de poner remedio a aquellos casos claros de jugadores emboscados.
  5. Participa: tomar partido e implicarse en las acciones contra los jugadores emboscados que pongan en marcha los clubes y federaciones, es fundamental para que entre todos podamos erradicarlos de los campos de golf. Se acaba con los emboscados con acciones concretas, no sólo “arreglando el sistema de hándicaps con unas cañas en el hoyo 19”. Hay que hacer mucho y hablar lo justo.
  6. Actúa: si tu handicap no está ajustado, no esperes más, pasa a la acción y pide a tu comité de competición que te lo ajusten. Si no lo haces ya, más difícil será hacerlo cuando llegue un torneo que te apetezca jugar y a lo mejor no llegas en plazo.
  7. Sé honesto: si ves que un compañero de partida está emboscado, no mires para otro lado. No le firmes la tarjeta y evita que esa persona engañe al resto de competidores.
  8. Evita la tentación: si organizas un torneo, promueve el deporte y no ofrezcas grandes premios. Darle el reconocimiento merecido al que gana el torneo (un trofeo normal) y a todas las personas que bajan hándicap es mucho mejor que ofrecer grandes premios que tienten a alguna persona a emboscarse para ganar.
  9. Conoce mejor las normas: el hándicap estará mejor ajustado cuanto mejor te conozcas las normas, que están pensadas para favorecer al jugador y no todo lo contrario. Saber dropar y aliviarse en situaciones complicadas y cómo proceder cuando suceden determinadas situaciones, es fundamental para poder ajustar nivel de juego y hándicap.
  10. Disfruta: el golf es un deporte pensado para disfrutar jugándolo y no ganando premios. Cada vez que sale al campo, el reto principal que tiene cada jugador es ganarle al par y cumplir o mejorar su hándicap. Los premios de los torneos, las cañas apostadas con los amigos en el hoyo 19 y todo lo demás, deben estar en un plano secundario.

Para cerrar esta entrada, te recomendamos el visionado del programa «Casa Club» dedicado a los jugadores de golf emboscados, en el que presentan una serie de cifras que reconozco que han superado todas mis previsiones. Que en España haya 2 jugadores que en 2013 han hecho vueltas de 68 puntos stableford y otro que haya jugado 67, me parece algo realmente asombroso. ¿Qué te parece a ti?
Imagen | Matt Trostle

Etiquetas

Historias Relacionadas

6 Comentarios

  1. Pues es que yo sigo sin entender toda esta polémica; yo pensaba que con lo que había que estar «vigilante» era con justo lo contrario, es decir, con las trampas y los intentos de bajar handicap como sea. De hecho, en la introducción del nuevo sistema de handicaps no se menciona nada de lo de los «agachados» y sí lo de que el handicap no es un tema de prestigio personal y que por tanto es absurdo querer tener un handicap que no es real (pero por lo bajo que es no por lo alto).
    De hecho es que ¡sólo se sube de décima en décima! Pongamos mi caso: handicap 11 muy irregular; oscilo entre cumplir regularmente y sin problemas un handicap digamos 14 con vueltas en las que cumplo handicap 6. ¿Cómo podría «agacharme»? Supongamos que quisiera jugar el campeonato de España de 4ª CAT (en el de 3ª no obtendría una ventaja tan clara via handicap falso). Para jugar el de 4ª tendría que subir a 18,5 es decir, tendría que jugar mal a propósito 85 vueltas de golf. Yo creo que si hay alguien capaz de jugar 85 premios ¡85! para luego ir a ganar un campeonato de 4ª deberíamos ya darle el premio a la paciencia y a la constancia directamente.
    La solución ya la comenté en el otro debate: no mantengamos el handicap fijo en competiciones a varios días. Que se calcule a diario y se acabó el problema.

  2. Es lo mismo que a los niños ejemplo Alevines torneos oficiales…el 75% de los niños no cumplen su handicap en los torneos oficales porque estan sacados de los Pitch & Put y cuando sus padres los meten a jugar en campos cortos-largos de 18 hoyos pares 4 y 5 se hinchan los pobres a cientos de golpes, incluso salen acojonados llorando viendo las caras amenazantes de sus padres por la burrada de golpes y sin embargo hay niños que juegan torneos en sus clubs campos cortos-largos o amateur o parejas y si cumplen su handicap se quedan fuera por no pasar el corte por décimas….a esto le llamo el handicap del tocomochogolf.

  3. Que yo sepa…solo se puede ajustar el handicap jugando torneos…TODOS en algún momento seremos un «emboscado», no? O es que puedo regular mi handicap sin jugar torneos?

  4. Borja, además de en competiciones oficiales, se puede modificar el hándicap de dos formas:
    1) Si eres jugador de segunda categoría o superior, jugando una vuelta válida por tu cuenta. Para ello debes seguir un procedimiento, que empieza por anotarte en el registro que debe tener habilitado cada campo antes de jugar la vuelta. En este caso, en función del resultado de la vuelta se podrá mantendrá el hándicap o se modificará al alza, o a la baja. Si no entregas la tarjeta, subes.
    2) Puedes pedir a la RFEG que te ajuste el hándicap cuando es evidente que el que tienes asignado está desfasado y no se corresponde con tu nivel de juego actual. Esto sucede, por ejemplo, con golfistas que han entrenado muchos años sin jugar torneos y que cumplen un hándicap que no es el de principiantes.

    1. Muchas gracias Pablo.
      Ya veré cual de las 2 opciones elijo! pero lo que tengo claro es que no quiero molestar a nadie!! ajjaja
      Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar