Golf Amateur

Mi agradecimiento a los hándicaps altos

Hace ya un par de semanas que jugando con un socio del club, que además de ser jugador un gran jugador scratch está también relacionado con la industria del turismo del golf, que me dijo una frase que me ha hecho pensar y mucho: los hándicaps bajos tenemos que tener un profundo agradecimiento a los hándicaps altos porque son ellos los que pagan la fiesta del golf.
No le faltaba ninguna razón, cuando uno ve las licencidas distribuídas por hándicaps en España, uno puede observar como el 64% de los jugadores de golf en España tienen un hándicap superior a 26,5 o incluso no tienen un hándicap asignado. Tan sólo un 6,4 % de los jugadores tenemos un hándicap inferior a 11,4, es decir, de primera o segunda categoría.
Distribución de handicaps en España
Eso en cuanto a los jugadores nacionales, pero en el caso particular de Canarias, en la que los campos de los que podemos disfrutar se mantienen gracias al turismo de golf y no por los jugadores locales,  aunque no dispongo de datos sobre su nivel de hándicap, la cifra, viendo lo que veo por los campos, debería ser bastante parecida, por lo que mire para donde mire, tenemos que estar agradecidos a los jugadores de hándicaps altos.
Sin los hándicaps altos simplemente el golf, nuestro esquema de golf no se sostendría porque son el grueso de la pirámide.Es por ello, que quizás los hándicaps bajos tendríamos que estarles agradecidos y quizás tener más paciencia y respeto hacia ellos, porque sin ellos, simplemente no podríamos jugar al deporte que tanto nos gusta y tantas horas le dedicamos.
En mi humilde opinión las mejores modalidades para jugar al golf son medal play y match play, y es por ello, que el otro día al enterarme que en mi club la competición match play handicap por parejas estaba el hándicap limitado a 18 me ha costado entenderlo. Los hándicaps bajos ya tenemos competición scratch, donde realmente se selecciona la mejora pareja del club, por lo que si no se trata de elegir la mejor pareja del club, ¿por qué limitar el hándicap en una de las competiciones más emocionantes del año y en la que no se espera que haya un lleno absoluto?
No hay duda que un par de agachados podría reventar esta competición, como en su momento otros ya reventaron otras, pero quizás sea un riesgo que haya que correr, para que esos hándicaps más altos puedan disfrutar de la belleza de una competición match play, al mismo tiempo, que podrían tener la posibilidad de jugar en el campo con hándicaps más bajos y aprender, cosa que en otro tipo de torneos no es posible al ser las salidas por orden de hándicap.
No podemos negar que a muchos no nos gustan perder ni a las canicas y que cuando pierdes un partido porque has dado muchos puntos, siempre resulta duro de asimilar, pero eso es el sistema de handicaps, nos guste o no nos guste dar puntos, pero no deberíamos olvidarnos, que los jugadores de hándicaps altos que juegan torneos, se enganchan más que aquellos que no los juegan, y al menos desde mi modo de ver, no hay competición que enganche más que el match play. Además, los comités de competición a partir de enero del 2015 tendrán la labor de decidir si en sus pruebas es necesario tener el hándicap activado o no. Veremos el uso que se le da a esta nueva posibilidad
Nos solemos quejar de los hándicaps altos, les limitamos los hándicaps en los campeonatos para que los embocados no puedan hacer de las suyas, les damos los peores horarios de salida en los torneos porque suelen tardar más tiempo en completar sus vueltas, y aunque estos galones los hándicaps más bajos nos los hemos ganado en el campo, tampoco nos deberíamos olvidar que sin ellos no podríamos jugar al golf.
Su impacto en las cuentas de nuestros clubes o campos son mucho mayores que las de los hándicaps bajos pueden tener, por lo que esto, también tendría que ser considerados a la hora de establecer una estrategia para gestionar el campo, sus obstáculos y su dificultad. La gente va a los campos de golf a divertirse, y aunque una buena parte de ellos no entrenen lo suficiente, también tendrían que tener posibilidad de divertirse cuando salen a jugar en los campeonatos o con sus amigos.
Esta reflexión sólo tiene la intención de reflejar la importancia de una serie de golfistas a los que normalmente no dedicamos mucha atención tienen para nuestro deporte y para que podamos seguir disfrutándolo.

Historias Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba