Masters

Toda una jornada de domingo de Masters por delante

Hoy llega a su fin la 77 edición del Masters, para muchos se nos habrá hecho corta y pensaremos que es una pena, que después de haber esperado todo un año a que llegase, se está pasando demasiado rápido. Aunque también es cierto que con toda la polémica que esta edición ha tenido, las jornadas han sido muy largas, enlazándose una jornada con la siguiente.
Llega el domingo y nada está resuelto todavía, es casi como volver a empezar. Algunos que partían como favoritos ya están descartados para la victoria, pero eso no implica que las cosas estén claras: ¿alguien se atreve a nombrar un ganador a estas alturas?
El resultado de los líderes Brand Snedeker y Ángel Cabrera es de -7, un resultado similar con en que finalizaba la primera jornada, lo que refleja que el Augusta National ha gestionado bien el campo para controlar el marcador. Lo que me lleva a preguntarme, ¿cuántos golpes se podrían recuperar hoy para venir desde atrás?
El límite para mí, creo que estaría en los -1, requeriría un vueltón en una última jornada de un grande y que los líderes no tuvieran su día, complicado, pero todos sabemos que en una jornada de domingo y en el Masters, todo es posible. De esta posición partirá Sergio García, saliendo de atrás y en una buena posición. Quien sabe, con la calidad que tiene, quizás podría sacar una de esas vueltas. Gonzalo Fernández Castaño, también, pero el tiene que tener en mente que si no está en la lucha por la victoria, su objetivo tiene que ser hacer toda la caja posible para obtener una tarjeta del PGA Tour, que ya casi la tiene en el bolsillo.
En el grupo de -2 acumulado, nos encontramos con mucho peligro: nada más y nada menos que Ricky Fowler, Jim Furyk, Bernard Langer, Steve Stricker y Lee Westwood. Ricky Fowler tiene la capacidad de ir muy bajo, pero su tarjeta también nos muestra varios dobles en esta semana, si lograse una vuelta limpia…De este grupo, también me gusta Lee Westwood, al que normalmente el juego corto y la presión le abandonan en los momentos de presión y al que esta semana apenas hemos visto por la televisión, apenas lo hemos oído y sacándole la presión de salir en los últimos partidos un domingo de Masters… Cuidado con él.
Con -3 tenemos a Tim Clark y a Tiger Woods. A Tim Clark me cuesta verlo ahí luchando esta noche, puede suceder, pero me cuesta. Y a Tiger Woods, después de lo sucedido esta semana, no quiero verlo luchando por la victoria, no creo que sea bueno para el golf ni para la historia de Tiger Woods, incrementar su palmarés con una victoria a la que algunos de nosotros le pondríamos un asterisco. Lo malo, que tiene esa capacidad, que tiene las ganas, que sabe hacerlo y que tiene el juego.
Con -4 está Matt Kuchar, al que para nada nos sorprendería verlo en la contienda por los nueve últimos hoyos de este Masters, esta semana presenta dos tarjetas por debajo de 70. Podría estar ahí, pero como hay que seguir descartando a jugadores, el bueno de Matt Kucjar se cae…
Con un resultado de -5, nos encontramos a Marc Leishman y a Jason Day. Marc Leishman ha hecho una gran Masters hasta aquí y soy de los que creía que no aguantaría tanto tiempo ahí arriba, pero la presión del domingo es probable que pueda con él. Jason Day es para mí uno de los contendientes más fuertes. Determinación y juego son sus grandes bazas. Me extrañaría no verlo luchando en los segundos nueves hoyos.
Con un acumulado de -6, sólo se encuentra Adam Scott, quien nos tiene acostumbrado a buenos finales en el Augusta National y tendrá ganas de desquitarse de su final en el Open del año pasado. Como ya dije a lo largo de esta semana, si un putter largo tiene que ganar, que sea el de Adam Scott. En una edición tan relacionada con la reglas, que un putter largo ganase, sería todo un puntazo.
Ya sólo nos quedan los líderes. Brand Snedeker y Ángel Cabrera. El primero, un jugador al que el Augusta National le debe una y que después de la lesión en las costillas, ha vuelto a recuperar el nivel de juego mostrado a principio de temporada. Si hoy consigue que su putter funcione, tiene mucho, mucho peligro. Además, con sus declaraciones de ayer, ha demostrado una gran determinación. De Ángel Cabrera, ¿qué podemos decir? Ya ha ganado aquí, sabe lo que es manejar la presión y tiene una de esas semanas fantásticas, por lo que me extrañaría mucho no verlo ahí este domingo luchando.
Después de todas estas fantasías que os he ido contando sobre lo que podría pasar este domingo, faltaría elegir un ganador y como llevo con el mismo pálpito toda esta semana, la victoria en mis sueños se marcha para Australia, a manos de Adam Scott. Es muy probable que nada de lo anteriormente contado suceda este domingo porque el verdadero Masters, comienza esta tarde noche, cuando los jugadores pinchen bola en el tee del 10 del Augusta National.

Etiquetas

Historias Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar