Masters

El Masters y el Augusta National le deben una a Brandt Snedeker

El jugador que elegimos en Golf 76 como golfista destacado de la tercera jornada del Masters, Jugador Balneario de Mondariz, es Brandt Snedeker. Su vuelta de 3 bajo par, le ha permitido terminar como co-líder del torneo, empatado con Ángel Cabrera y seguido de cerca por un buen puñado de jugadores ávidos de lograr la victoria.
El Masters y el Augusta National saben que le deben una a Brandt Snedeker. Al finalizar la edición de 2008, contábamos que este jugador se ganó un montón de fans porque dio espectáculo, arriesgó y se la jugó con golpes muy difíciles, algunos de los cuales no acabaron precisamente en el camino que le conduce a la gloria de la Chaqueta Verde. Las bolas al agua que tiró en la jornada del sábado y del domingo, fueron letales.

Para el que entonces era un jugador más, de aquella edición nos quedó para el recuerdo un emotivo detalle que tuvo lugar al terminar el torneo y que demostró que Snedeker era humano. No fue capaz de aguantar la presión delante de las cámaras y, mientras contaba sus sensaciones delante del micrófono, se derrumbó y acabó vaciándose en un mar de lágrimas. Estaba abrumado por todo lo que había vivido en estos últimos días, dándose cuenta de la gran oportunidad que había perdido para lograr uno de los mayores sueños de cualquier golfista: Ganar la Chaqueta Verde en Augusta. Así sucedió todo:

A partir de entonces, muchos nos convertimos en fans suyos. Se lo había ganado, había entrado en el corazón de muchos aficionados al golf. Lo había dado todo y eso es lo que nos gusta a la mayoría cuando vemos golf por televisión. Ganador de la FedexCup en 2012, comenzó muy bien la temporada 2013, con una victoria en Pebble Beach, dos segundos puestos y un tercero, pero una inoportuna lesión le apartó de los campos de golf hasta finales de marzo. Reapareció en el Arnold Palmer, pero no pasó el corte, al igual que en el siguiente torneo en el que participó, el Houston Open.
En la última jornada será toda una incógnita, pero se ha ganado el derecho a volver a intentarlo. Sólo falta que se le caliente el putter para liarla un poco el domingo. Sus palabras de hoy al terminar la vuelta han sido toda una declaración de intenciones:

He invertido 32 años de mi vida preparándome para mañana. Si no gano, estaré disgustado. Punto.

¿Se llevará al Pato Cabrera al agua y logrará la chaqueta verde Brandt Snedeker? Quedan 18 hoyos por jugar para saberlo.
Imagen | PGATour

Etiquetas

Historias Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar