Golf Amateur

La metodología de las 5 "S" aplicada al golpe de putt en el golf

Programar una buena rutina es tan importante como practicar la técnica, si se quiere conseguir éxito a la hora de tirar un putt. Para ello, es muy valiosa la ayuda de la enseñanza de los profesores y maestros de golf, siguiendo distintas metodologías y técnicas deportivas, pero también nos pueden ayudar las metodologías empresariales clásicas. Por ejemplo, la metodología de las 5 «S» aplicada al golf, que nació en los años 60 en las fábricas japonesas de Toyota y que hoy en día es empleada por empresas de todo el mundo que buscan ser más competitivas a través de la mejora continua de sus procesos.
Las 5 «S» son cinco reflexiones que sintetizan en cinco frentes en los que se pueden obtener mejoras en los procesos y surgen de la primera sigla de estos conceptos en japonés: Seiri, Seiton, Seiso, Seiketsu y Shitsuke. ¿Cómo queda la metodología de las 5 «S» aplicada en golf al golpe del putt?

Seiri: Eliminar elementos innecesarios

Cada cosa debe estar colocada en su sitio y cada sitio debe ser para una cosa. De esta manera, el jugador de golf debe tener claro que a la hora de puttear, hay que dejar en su sitio todas las cosas que no se van a necesitar y llevar encima las que sí. Por ejemplo, el teléfono se debe quedar en la bolsa (así se evitan molestias innecesarias, en forma de un mensaje entrante o una llamada inoportuna); la bolsa de palos debe estar preparada en un sitio adecuado para salir hacia el siguiente tee y no mal colocada, de tal manera que se provoque un retraso y los del grupo que viene detrás sufra las consecuencias.
La idea es evitar todos los elementos innecesarios para el putt, dejando así que la mente se centre en el reto que tiene en cada green (meter el putt) y evite cualquier distracción que lo ponga en peligro. Además, si no se necesita la bandera porque se ve bien el hoyo, mejor nos la sacamos del medio y evitamos el riesgo de incurrir en golpes de penalidad adicionales porque se nos vaya un poco la mano con la fuerza o no hayamos acertado con la dirección correcta de la caída. Lo mismo con las personas, si alguien está en la línea y estorba en el juego, se le pide educadamente que se aparte a otra zona donde no moleste y así se puede jugar más tranquilo.

Seiton: Disponer sólo los elementos necesarios

Para meter un putt se necesitan el putter, la bola y el jugador. Todo lo demás, sobra. Si no llueve o hace frío, mejor dejas el cortavientos o el traje de aguas en la bolsa. Si no vas a llamar por teléfono, del móvil a la bolsa. Si no vas a anotar el resultado de la tarjeta,bien guardada en el bolsillo adecuado del pantalón o en la bolsa. Es importante tener en cuenta que, como no se necesitan más bolas, para evitar el riesgo de usar una bola que no sea la adecuada, mejor se dejan las demás en la bolsa (esto es importante cuando se juega una provisional, por ejemplo).
Es buena idea poner un poco de orden en los bolsillos, llevando sólo los instrumentos necesarios en el green cuando se va a puttear, como son marcadores, tees y arreglapiques. Mejor si se lleva más de uno, así aparecerá rápidamente el que se necesite en cada momento al primer intento, con sólo meter la mano en el bolsillo, evitando pérdidas de tiempo buscando “ese marcador favorito que tanta suerte nos dio con los putts anteriores” (nótese el tono irónico), o para localizar el arreglapiques y dejar sin botes de bolas la línea hacia el hoyo.

Seiso: Eliminar la suciedad

Para puttear es fundamental que la bola y el putter estén perfectamente limpios, para lo cual se puede usar una toalla húmeda y marcar por norma cada bola antes de pegar. También hay que llevar limpia la suela de los zapatos, ya que el apoyo debe ser bueno y confortable. Si se viene de pegar un golpe en un bunker o si se ha ido acumulando hierba húmeda en la suela, conviene que se eliminen estos elementos fuera del green, preferentemente en una zona que no afecte al juego y así el golpe de putt se hará sin interferencias.
Además, teniendo en cuenta que la mejor solución para no tener que limpiar es “no manchar”, si se accede al green con las suelas de tacos de los zapatos libres de impedimentos, como arena y hierbas, otros jugadores no tendrán que dedicarse a barrer la porquería que vamos dejando. Por extensión, si lo hacen los que van por delante de nuestro grupo, no nos tocará limpiar esos impedimentos sueltos a nosotros.

Seiketsu: Señalizar

En el golpe de putt, viene muy bien identificar sobre el terreno el camino que debe seguir la bola para acabar dentro del hoyo. Esta labor sólo se puede hacer mentalmente, ya que las Reglas del Golf prohíben tocar o marcar el terreno para ayudarse en el golpe (salvo para arreglar un pique o eliminar impedimentos sueltos), así que es interesante determinar la trayectoria ideal que debe seguir la bola hacia el hoyo y fijar uno o varios puntos intermedios por los que debe pasar, aprovechando alguna irregularidad del terreno o algún impedimento que no moleste en la rodada de la bola.
De esta manera, señalizando el camino, se consigue romper el problema de meter un putt en otros más pequeños y más sencillos, logrando que haya más probabilidades de embocarlo o, en caso de no acertar a la primera, de asegurar que el siguiente golpe será cerca del hoyo.

Shitsuke: Seguir mejorando

La metodología de las 5 “S” termina con la idea de que siempre se puede mejorar, por lo que las anteriores reflexiones o principios no son para aplicar una única vez, sino para hacerlo constantemente, en cada partida y en cada green. A base de esfuerzo poniendo en práctica esta metodología, junto con la práctica de la técnica del putt, se pueden conseguir buenos resultados y bajar golpes de la tarjeta. La clave es no rendirse y tratar de aplicar sentido común a todo lo que hacemos en el campo de golf, ya que la base de la metodología de las 5 “S” es justamente eso.
Imagen | eMaringolo

Historias Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba