Golf Amateur

El golf es un deporte de viejos

Eso es lo que algunas de las personas que no se han acercado al golf o que nunca han dado el paso de intentar darle a la bolita blanca suelen esgrimir cuando se les pregunta sus razones para no jugar al golf. Y en buena parte, todas estas personas pueden llevar sólo parte de razón, porque no nos podemos olvidar, que una buena parte de los jugadores de golf son personas mayores.
Ahora bien, que  una buena parte de los jugadores de golf sean personas mayores es quizás una de las mayores razones  por las que me gusta jugar al golf: el golf es un deporte para toda la vida.
El golf es un deporte emocionante a cualquier edad, desde los 5-6 años hasta que tu cuerpo aguante, y por esto podemos hablar de hasta personas muy mayores, como Gus Andreone, el jugador de 103 años que en este mes conseguía un hoyo en uno. Un deporte que desde muy pequeñito hasta bien entrado en años, te enseñará muchas cosas, como son la humildad, saber aceptar las malas decisiones, los malos golpes, la falta de compromiso o incluso te llevará a que pienses si realmente todo este sufrimiento merece la pena.
Da igual la edad que tengas, habrá días en los que el pensamiento de abandonar este deporte rondarán por tu cabeza, aunque al día siguiente ya estés en el tee de prácticas pensando que a este deporte lo acabarás dominando. Quizás porque realmente creemos que algún día lo dominaremos, seguimos practicando, jugando y compartiendo los partidos con nuestros amigos, aunque en el fondo todos sabemos que dominar el golf es prácticamente imposible por muy buen jugador que seas.
Y quizás gracias a la imposibilidad de dominarlo, unido a que es un deporte que si la salud te respeta los puedes jugar durante muchos años, es que nuestro deporte lo juegan muchas personas mayores. Y es ahí donde la gente a mi juicio tiene la confusión. Si hay personas mayores jugando al golf  no es porque sea un deporte de viejos, si no porque a dicha edad  pueden seguir practicando y disfrutando con el mismo deporte con el que lo han hecho durante décadas.
Quizás esas personas tendrían que plantearse, que otros deportes puede que pidan más a un cuerpo de 20 años que el golf, e incluso  este punto sería discutible, o quizás vivimos en una sociedad que sólo suele mirar al corto plazo, porque mientras que esos deportes piden mucho al cuerpo durante algunos años, simplemente no lo pueden hacer durante tantos años como el golf.
Si miramos el consumo energético durante la práctica de otros deportes quizás en el golf sea más baja, a pesar de que en un vuelta se pueden recorrer más de 8 km en cada partida, pero eso sólo es así, si tenemos una visión temporal muy corta, porque si miramos la vida de un golfista que a sus 70 años sigue jugando al golf frente a la de alguien que le ha gustado jugar al fútbol, ¿qué deporte habrá consumido más energía en toda su vida?
Yo me decanto por el golf, porque por mucho que me gusten otros deportes, la edad de prácticarlo se acaba mucho antes, sin olvidarnos de lo complicado que puede llegar a ser encontrar a jugadores para jugar un partido de fútbol a partir de determinada edad frente a la relativa facilidad de encontrar a un amigo para jugar una partida de golf .
Fiel reflejo de esta situación ha sido la semana pasada el Torneo Palo y Astilla que tenía lugar en el Real Club de Golf de Las Palmas, en la 120 jugadores tomaron salida entre las salidas de 18, 9 y 5 hoyos, en el que se pudo ver a padres y madres con sus hijos o  abuelos formando pareja con sus nietos.
Algo que me recuerda a una de la razones por las que le gusta el golf a uno de mis hijos: es el único deporte en el que a su edad, le puedo ganar a los mayores incluso cuando en el campo lo hayan dado todo. Reflexión esta, que es válida a cualquier edad.
No, no es que el golf sea un deporte de viejos, si no que al golf te puedes seguir divirtiendo tanto como cuando eras joven a pesar de ser ya viejo. ¿Cuántos deportes te permiten esto?
 

Historias Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba