PGA Tour

Sergio García con la miel en los labios y su juego b

Ayer Sergio García nos mantenía en velo durante la última jornada del Northern Trust Open que se disputaba en el Riviera Country Club, y por la dureza del mismo, podemos estar hablando de un torneo en el que los jugadores tuvieron que instalar el #modoUSOpen, donde una vez más su hierba de Kikuyo volvió a demostrar sus peculiaridades, las cuales conozco a la perfección por ser la hierba de mi club, el Real Club de Golf de Las Palmas.
Finalmente a Sergio García se le escapaba la victoria al finalizar con dos bogeys seguidos y como siempre que se trata del jugador de Castellón, pudimos comprobar en twitter como la gente  le estaba esperando ya con el cuchillo en la boca. Sergio García reconocería en la rueda de prensa, que no había estado pegándole bien a la bola y que no se encontraba nada cómodo y que por ello, el consideraba que no merecía haber ganado.
Cuando Rory McIlroy ganaba su último PGA Championship resaltaba en esta entrada que había pocos jugadores que podrían ganar un torneo exigente con su juego B, y ayer Sergio García, a tenor de sus declaraciones, estuvo a punto de conseguirlo después de haber tenido unas jornadas de golf militar (izquierda, derecha, izquierda), pero aún así, su lucha, esa brega y actitud que hace no mucho tiempo siempre decíamos que no tenía, estuvo a punto de llevarlo a la victoria.
Durante el Northern Trus Open Sergio García luchó y de lo lindo a pesar de no tener su juego A, luchó hasta el final con el juego que tenía para esta semana y sí, al final claudicó, se le salió la cadena cuando estaba apunto de llegar a la línea de meta. Una pena, pero como decía unas líneas más arriba, hay pocos jugadores que puedan luchar por un torneo con su juego B.
Quizás, la única pega que le vea a las declaraciones de Sergio García es cuando habla de «no merecía ganar» y no me gusta ese tono, porque la victoria la tenía en su mano a pesar de su mal juego. Tenía la presa mordida y al final se le escapó.
En el golf, no es importante el cómo si no cuantas y ayer, Sergio García, tras días de lucha, pudo ganar y no lo hizo. Ese tono de cierta complacencia es lo que no me acaba de convencer, porque si el Seve-Style era bueno el sábado por la noche, el domingo, al igual que cuando Seve ganaba, el Seve Style son méritos más que suficientes para poder ganar un torneo y sentirte muy orgulloso de ello si eres capaz de cerrar dicha victoria, porque al final son cuantas y no como.
No hay duda alguna que todos habríamos querido que Sergio García hubiese ganado ayer, pero por unas u otras cosas ,no pudo ser, pero la versión que tuvimos durante este fin de semana, es una versión mucho mejor que otras versiones anteriores del jugador, tan buena, que estuvo a punto de llevarse la victoria sin estar fino.

Etiquetas

Historias Relacionadas

Un Comentario

  1. Totalmente de acuerdo con tu artículo. Tiene la categoría suficiente como para ganar a casi todos con su juego B pero parece que el problema es que él mismo no se lo acaba de creer y luego esquiva la responsabilidad. Si me diera igual lo que le pase, no le «atizaría» como lo hago. Creo que su gran clase merece un «grande» pero, como los de AA, antes tiene que asumir su problema y trabajar con un psicólogo deportivo para superarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar