PGA Tour

Blue Monster : solo apto para bombarderos

Este pasado fin de semana se disputaba el World Golf Championship-Cadillac Championship en Doral, un campo donde la presencia de agua es constante y los errores tienen un duro peaje.
La clasificación final en su top 5, Dustin Jhonson, JB Holmes, Bubba Watson, Adam Scott y Herik Stenson, dejan bastante claro que es un campo muy propicio para los bombarderos. Un campo que permite resultados buenos a jugadores de fades o draws, siempre y cuando sean bombarderos, porque si no, poca esperanza debes de tener para luchar por la victoria.
Ayer mismo, jugadores como Ian Poulter o Luke Donald nos dejaban, con cierta ironía sus impresiones sobre este torneo. Un torneo sobre el que  el propio Ian Poulter sabe que no debe decir  si jugaría este torneo si fuese un torneo más y no un World Golf Championship o donde el propio Luke Donald con un drive de 239 yardas frente a las 325 yardas de Dustin Jhonson ironiza con que había pegado una madera 3 para que no le entrasen en juego unos bunkers que estaban a 340 yardas, cuando su media de drives en el PGA Tour es de 293 yardas.
Sí, la pegada no sirve de mucho si no eres capaz de poner la bola en juego, pero estos fuera de serie son capaces de poner sus «stock swings» mucho más largos que los mejores drives de los jugadores de pegada media, y en un campo tan rodeado de agua, no es lo mismo estar tirando de segundos golpes maderas, híbridos o hierros largos que hierros medios como hacen estos bombarderos. No es lo mismo que los pares 5 sean alcanzables de dos o estén muy fuera de tu alcance.
Me parece alucinante las distancias que alcanzan estos jugadores, me parece alucinante como son capaces de optimizar sus fortalezas para mandar la bola a unas distancias alucinantes y sacar todo el beneficio a sus fortalezas. Ahora bien, ¿es este el golf que queremos para el  futuro?
Ya comenté en su momento como el tenis hace ya algunos años estaba ante un problema parecido, el que dominaban los bombarderos, lo que había reducido el tenis al saque, sin cruce de golpes. ¿Era ese el tenis que querían para el futuro? Los tenistas decidieron que no y pusieron freno a ello, modificando pistas, bola, etc. Para que el intercambio de golpes fuese otra vez lo importante.
En el golf, no se supo, no se ha podido o no se ha querido poner límites a la bola, obteniendo que en algunos torneos sólo los bombarderos van a tener posibilidad de luchar por la victoria. Repito, me parece alucinante la manera en la que estos jugadores le pegan a la bola, como no menos alucinante me parecían los saques de los bombarderos de antaño, sin embargo, prefiero un field en el que un amplio abanico de jugadores puedan optar por la victoria, en el que el que va largo siga teniendo cierta ventaja pero en el que buenos putteadores o jugadores habilidosos puedan equilibrar la balanza.
No,  no me gusta un golf en el que sólo puden tener acceso a la victoria los que van no largo, si no muy largo.

Etiquetas

Historias Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar