Golf profesional

Tres españolas en el equipo europeo de la Solheim Cup, ¿y ahora qué?

Podría decir que meter a tres españolas en el equipo europeo de la Solheim Cup es como un sueño cumplido, pero reconozco que mentiría como un bellaco, porque tener esos sueños con un país en el que los golfistas no llegan a las 300.000 licencias y en el que las jugadoras femeninas  representan el 30%, excede a lo que mi imaginación podría llegar a desarrollar, pero sea como fuese, tamaña hazaña ha sido conseguida por Azahara Muñoz, Beatriz Recari y Carlota Ciganda.
Esta hazaña ha sido finalmente anunciada ayer, tras la celebración del Open Championship, en una semana en la que las deportistas españolas han vuelto a dar toda una lección en los mundiales de natación disputados en Barcelona, consiguiendo 12 medallas, imponiéndose en la final de waterpolo, una hazaña que según comentaba Gerardo Riquelme en este twitt, ha sido seguida por la mitad de telespectadores  que el partido del Trofeo Gamper, un torneo de pretemporada. ¿Soy al único que le parece un duro dato para los que nos gustaría ver el crecimiento de otros deportes?
Grande ha sido la labor de las nadadoras españolas en este mundial de natación, como grande ha sido la actuación de las golfistas españolas esta temporada para lograr por méritos propios su sitio en el equipo. Grande ha sido todo el trabajo previo que la RFEG ha realizado con la base, para tener las jugadoras que tenemos en la élite del golf mundial con los poquitos que somos jugando en nuestro país. Muchos esfuerzos y sacrificios de las jugadoras, de sus familias, de  sus equipos  para poder algún día estar donde están hoy, en el equipo europeo de la Solheim Cup. 
Quizás las expectativas estaban puestas en las medallas olímpicas de golf en Brasil, pero si quisiésemos que la gente viese golf en España, la Solheim Cup con las tres españolas, me parece una grandísima oportunidad, mejor que los juegos olímpicos, no sólo por tener un formato capaz de enganchar mucho más que un medal play, si no porque la pasión que se desata en torneos como la Solheim o la Ryder, nada tiene que ver con los torneos de cada semana.
Sería una gran oportunidad para que un torneo de golf se pueda ver en abierto, para que la gente pudiese acercarse al mundo del golf con un torneo apasionante, pero aquí, es donde vuelven a entrar las waterpolistas españolas, si los espectadores doblan en cantidad en un partido de pretemporada del Barca a una final de un mundial de waterpolo que dura bastante menos que una jornada de la Solheim Cup, ¿quién va a apostar por una competición de otro deporte minoritario aquí y que además dura tres días para ofrecerla en abierto?

Historias Relacionadas

4 Comentarios

  1. El golf no interesa. ¿cuantos telediarios dijeron que habia 3 jugadores que iban a jugar la solheim cup? Encima no juegan en europa.
    Que haya tres jugadoras en la solheim , yo lo considero un milagro pero que aqui no se va a explotar como debería.

    1. Estoy contigo en que el milagro que comentamos no ha tenido por ahora repercusión y que tampoco se va a explotar como debiera, pero reconozco, que con datos como el que dio ayer Carlos Palomo durante la retransmisión del Open femenino, en que ni los caddies de St. Andrews ni gente que estaba alrededor del campo, reconocían a la número 1 del mundo en una foto, me hace pensar, que el problema no es sólo de España…

  2. Mal de muchos consuelo de tontos.
    Yo solo conozco a las españolas, a melissa reid, natalie gulbis y pocas mas. Sigo el golf femenino gracias a Twitter y a cronica golf principalmente.

  3. Esta vez he de decir que ayer en el Telediario de RTVE1 del mediodía han comentado dos noticias de golf, primero la de la Solheim y luego la de la vctoria de Tiger. Si sumamos a estas dos menciones, otras que han tenido lugar en las últimas semanas, parece que hay un cambio de tendencia en los informativos de alcance nacional, lo cual es una buena noticia.
    Sobre el comentario de Carlos Palomo, no lo veo como mal de muchos consuelo de tontos, sino que la realidad es una y se quiere ver de otra manera. Lo mismo pasaba hace un par de semanas en el Club de Campo con el Open de España femenino, estábamos cuatro gatos, si descontamos socios del club, personal de la organización, jugadoras y familiares o amigos de estas. Y eso que era el torneo más importante en España, del circuito europeo femenino y en un país que se considera «potencia de golf». ¿No nos estaremos pasando de vueltas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba