US Open

El U.S. Open, la USGA, el golf y el objetivo de ganarle al campo

Es un debate que se reproduce cada vez que se disputa el US Open, si la preparación que realiza la USGA para el US Open, es justa o injusta, si es un aburrimiento o es sencillamente apasionante ver lo casi imposible que es conseguir birdies, la dificultad de conseguir esos pares que normalmente no valoramos ,al mismo tiempo que los bogeys y los doble bogeys se intentan unir a la fiesta sin haberlos invitado.
Los golfistas nos cansamos de decir que el golf es un deporte en donde el componente mental es muy importante, pero cuando llega todo un US Open, donde todos los golpes son tensos, donde quizás el mayor desafío que tiene el jugador es aguantar los embistes que el campo le da, sin derrumbar su confianza,entonces decimos que esto no es golf, que es aburrido, bla, bla, bla.
El US Open me recuerda a una competición de fondo, donde la fortaleza mental del jugador, esa capacidad de creer en uno mismo, acaba resultado crucial, porque habrá malos hoyos y el campo pasará su factura, pero un jugador que persevera, también se va a dejar oportunidades que debe saber aprovechar, pero sólo será capaz de darse esas oportunidades si sigue creyendo en uno mismo.
El US Open  es lo que es, una prueba durísima de golf, un campo preparado en unas condiciones extremas, una prueba brutal para la solidez de tu golf, donde aquellos que tengan durante esos días alguna fisura en su golf, no podrán salir indemnes, el campo y cómo ha sido preparado, se encargará de demostrar dichas debilidades.
Quizás merezca la pena compartir con vosotros esta entrevista de Matt Shaffer, superintendente de Merion Golf Club, previa al US Open, de donde destacaría un par de cosas, que me han encantado.

Cuando habla de la defensa del campo, Matt Shaffer, comenta que la gran defensa serán los greenes y los búnkers. Búnkers que es probable que no te dejen jugar,  pero quizás en la mejor frase de todo el vídeo para mi, Matt Shaffer, dice una verdad como un templo » not complain, they are freaking hazards». (No protestes, son malditos hazards). Porque quizás no debiéramos olvidarnos, de eso, que los búnkers son hazards y no lugares, donde los jugadores debieran apoyarse o lugares desde donde los jugadores prefieran buscar en determinados momentos.
Otro punto interesante de esta entrevista me resulta cuando no está seguro si los jugadores tendrán un driver en su bolsa para este US Open o si los jugadores tendrán 4 wedges en ella…Una configuración de bolsa, que se parece mucho a la que casi ha llevado a la victoria a Phil Mickelson.
El último punto a destacar de la entrevista de Matt Shaffer, tiene que ver con el resultado que el pensaba que se podría dar en el US Open y el que finalmente se obtuvo. Matt Shaffer creía que un resultado justo para todo el mundo, jugadores y campo, sería un resultado de -6, pero finalmente ayer, Justin Rose se impuso con un resultado de +1, lo que puede servir de indicativo, para decir que el campo se jugó o resultó más difícil  de lo que inicialmente se creía o se quería.
Por lo que quizás, el campo estuvo un poco más difícil de lo que él mismo consideraba justo para todos, no obstante, el campo estaba para todos igual. Quizás en este punto, hay que recordar que las lluvias caídas durante las jornadas previas al US Open, tampoco permitieron a los operarios, meter las máquinas en rough para dar el último corte a esa hierba, lo que sin duda, aunque no haya desagradado del todo a la USGA, si que ha podido dar ese extra de dificultad.
Estamos acostumbrados a ver semana sí y semana también campos que son sometidos a la calidad de los jugadores, campos doblegados a la potencia, tecnología y preparación física de los jugadores actuales y por eso mismo, que una vez al año, sean los jugadores los que se vean sometidos a los avances conseguidos en el mantenimiento del campo no me parece en absoluto descabellado. Es más, quizás que haya que preparar un campo en unas condiciones tan exigentes para que el campo sea el vencedor, cuando siempre pierde, nos debiera hacer recapacitar, sobre cómo el golf, el material y los jugadores han evolucionado de tal manera, que han dejado indefensos a los campos de golf.
 

Etiquetas

Historias Relacionadas

2 Comentarios

  1. Se me ocurren dos comentarios a raíz de este post. El primero es que el campo está igual para todos, por tanto, si todos los jugadores hacen bogey en determinado hoyo, simplemente deben aceptar que ese es el resultado normal del hoyo. El que se desestabilice por ese bogey se verá perjudicado por sus propias debilidades mentales.
    La segunda idea que me viene a la cabeza es si me gusta ver un torneo donde el ganador hace +1 después de cuatro días de dura pelea. Lo cierto es que si se tiene en cuenta la primera reflexión, da igual el resultado ganador, lo importante es hacerlo. Pero mi opinión es que, igual que no me gusta ver un -27 en un torneo, tampoco me gusta ver que ningún jugador ha podido ganarle al campo. Un resultado entre el par y -10 sería bueno para el espectáculo y para la moral de los jugadores.

    1. Muchas gracias Manuel! Tras ver como han acabado las cosas, creo que el que hubiera llovido los días previos, en lugar de facilitar el campo, vía ablandando calles y greenes, pudo complicarlo todavía más, al no poder meter las máquinas en rough

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar