US Open

¿Va a ser el US Open 2016 una sangría o qué?

Estamos en la semana del US Open 2016 y los comentarios acerca del torneo se están centrando en lo duro que va a ser el recorrido del Oakmont Country Club. Si la cosa no cambia por la lluvia o porque le empiezan al dar caña al riego y a la segadora para cortar el rough, todo apunta a que lo de bajar del par del campo va a ser un imposible en este campo que albergará por novena vez el US Open. Estos son los motivos principales:

Los greens están duros no…, lo siguiente

En las rondas de entrenamiento se han visto greenes que son auténticos espejos. Jugar la bola en estas condiciones es algo dificilísimo, dado que obliga a golpearla con un tacto extremadamente fino para no sufrir el castigo que espera si no se acierta con el hoyo. Para muestra, este vídeo de Byeong Hun An en el que la rodada de la bola es alucinante:


Para más detalle de los greens de este US Open, merece la pena ver este vídeo de la USGA.

El rough es infernal

El rough del Oakmont Country Club es otro de los elementos que va a dar mucho que hablar en este US Open. Varios jugadores han publicado en sus cuentas de Twitter imágenes y comentarios sobre el estado de la hierba fuera de la calle y la conclusión es que va a ser complicado salvar cualquier bola que no vaya por el sitio, incluso aquellas que se desvíen unos pocos metros de la trayectoria óptima o en un tiro a green.
El algunas zonas, la bola ni siquiera se ve cuando reposa en el rough, lo que va a poner muy difícil las cosas para todo aquel que pise la hierba alta. Algunos ejemplos:

El campo es extremadamente exigente

Merece la pena pasarse por la sección de la web del US Open en la que se explica cada hoyo del recorrido del Oakmont Country Club. Para cada hoyo tienen preparado un vídeo que muestra lo que el jugador debe hacer desde el tee para llegar al green y tener opciones de embocar la bola.
Hay hoyos cortos con calles y greeenes protegidos por bunkers diabólicos, tiros a bandera que resultarán imposibles con las condiciones del torneo y hoyos extralargos que ni siquiera serán aptos para bombarderos, dado que fallar al rough puede ser una trampa mortal. Quien quiera ganar este torneo va a tener que estar cuatro días muy enchufado física, técnica y mentalmente.

Hay un par 3 que puede alcanzar los… ¡280 metros de largo!

El octavo hoyo del recorrido del Oakmont Country Club es un par 3 que desde el tee puede alcanzar los 280 metros de longitud. En mi opinión, es un hoyo que está en tierra de nadie y que no se debería jugar con esta distancia porque no tiene sentido que pros del máximo nivel peguen el driver para alcanzar el green, como ha hecho hoy Dechambeau.

Los comentarios sobre el terreno lo dicen todo

Quienes están pisando estos días la hierba del Oakmont Country Club, comentan lo duro que pinta que será el torneo y las condiciones extremas que se van a encontrar los jugadores que van a participar en este US Open de 2016. Apuntar a un ganador es complicado, aunque se espera que los golfistas más pegadores tengan mucho que decir.


Un ejemplo es el comentario de Tim Mickelson, hermano del gran Phil y entrenador de Jon Rahm, que ha pronosticado un ganador con 8 sobre el par del campo. ¿Acertará o no será para tanto? Habrá que estar atentos a lo que vaya sucediendo en los próximos días porque la meteorología va a ser uno de los elementos clave, ya que si la lluvia no llega y sí lo hace el viento, a lo mejor un +8 se queda corto.
Esta semana será de debate, pero no sólo de política sino de lo que puede dar de sí un campo de golf en condiciones extremas:


Imagen | USGA/Jeff Haynes

Etiquetas

Historias Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar