Ryder CupVídeos de golf

Seve contra Azinger, el germen de la mejor edición de la Ryder Cup

Uno de los momentos más intensos de la historia la Ryder Cup, fue el partido que disputaron Seve Ballesteros y Paul Azinger en la edición de 1989 en The Belfry. El jugador español y el estadounidense, tuvieron sus mas y sus menos, debido a la tensión del partido, que llevó a Ballesteros a acusar a su contrincante de querer hacer trampas.
El resultado final fue de victoria por 2&1 para Azinger, que no fue suficiente para impedir que el equipo europeo ganara la Ryder Cup, pero sí para plantar una semilla de alta tensión que germinaría en la siguiente edición del torneo, dos años más tarde.

La revancha en la Ryder Cup de 1991, una de las mejores de la historia

En 1991, en la Ryder Cup de Kiawah Island, el partido de dos años atrás entre Ballesteros y Paul Azinger seguía en el recuerdo de los dos jugadores y también de los aficionados. El azar quiso que en la primera jornada de esa edición, ambos golfistas se enfrentarán en los partidos de dobles, tanto en la sesión de mañana, de foursomes, como en la de tarde, de fourballs.


Ballesteros jugó acompañado de José María Olazábal ambos partidos y Paul Azinger lo hizo junto con Chip Beck, siendo el resultado idéntico en los dos enfrentamientos: victoria por 2&1 de Seve y Chema en dos partidos para el recuerdo. El foursome tuvo una anécdota con el reglamento, ya que Seve y Olazábal cazaron a la pareja estadounidense cambiando de bola en el hoyo 7, situación que denunciaron en el hoyo 10 y que provocó un momento de tensión importante. La palmadita final de Seve en la espalda de Azinger y la sonrisilla que le muestra fueron gestos que mostraron la gran tensión que protagonizaba el duelo.

El duelo de la tarde, se dice que fue el mejor partido de golf por parejas de la historia del golf, cosa que no es de extrañar, dada la gran tensión acumulada en los dos enfrentamientos anteriores entre Ballesteros y Azinger.

La Ryder Cup de 1991 en Kiawah Island dio mucho que hablar, hasta fue objeto de un libro escrito por Curt Sampson, «The War by the Shore: The Incomparable Drama of the 1991 Ryder Cup». Precisamente el título del libro es cómo se bautizó esa edición del torneo, «A war by the shore». Y es que fue una guerra sin tregua, un enfrentamiento que marcó un hito en el torneo, pasando de ser una mera exhibición a un duelo a muerte entre dos equipos que querían ganar a toda costa.

El final de la Ryder Cup de 1991 tuvo tintes dramáticos, con resultado negativo para el Equipo Europeo. En otro momento que ha quedado grabado en las memorias del torneo, Bernard Langer debía ganar el hoyo a Hale Irwing para lograr el punto que le daría a Europa la victoria con un resultado de empate a 14 puntos (conserva el título el equipo ganador de la edición anterior, que había sido Europa).

Pero Langer no fue capaz de ganar, al fallar un putt bajo una enorme presión, que recuerda a la vivida por Martin Kaymer cuando metió el putt para ganar en la edición de la Ryder Cup de 2012. Una gran masa de público se amontonaba alrededor del hoyo 18 e incluso invadía la calle mientras los dos jugadores se aproximaban a sus bolas alrededor del green.

Si te has quedado con más ganas de esta increíble edición de la Ryder Cup, aquí tienes dos horas de entretenimiento:

Historias Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba