PGA Tour

Temporadas encadenadas y torneos enlatados

Hoy mismo, 10 de octubre, comienza la temporada 2013-2014 del PGA Tour con el Frys.com. Por su parte, la temporada 2014 del Circuito Europeo comenzará en Sudáfrica el 21 de noviembre del 2013, tan sólo una semana después de la final del DP World Tour Championship de Dubai, o incluso la misma semana en la que un torneo especial de la temporada 2013, ISPS Handa World Cup of Golf, en la que los españoles Miguel Ángel Jiménez y Rafael Cabrera Bello estarán representando a España.

Como se puede comprobar las temporadas de golf se comienzan a encadenar unas a otras, y al menos a mí, la pregunta que me viene a la cabeza no es otra, que si no sería necesario un descanso entre una temporada y otra para que los aficionados podamos volver a tener mono de ver golf por televisión, porque no sé vosotros, pero tanto torneo regular seguido llega un momento donde comienzan a saturar.

A tanto torneo seguido hay que añadirle que una buena parte de los principales jugadores del mundo si que se tomarán sus semanas de vacaciones, no comenzando su verdadera temporada hasta unas semanas más tarde. Entiendo que estos torneos les vienen como anillo al dedo a aquellos jugadores que tienen peores tarjetas para comenzar acumular dinero con el objetivo de conservar la tarjeta para el próximo año, pero aún así, como aficionado, reconozco que hay veces que estos torneos me cuesta bastante seguirlos.

Este pensamiento sobre temporadas de golf demasiado largas, me comenzaba a rondar la semana pasada con la disputa de la Presidents Cup y el Seve´s Trophy, dos torneos, en los que a pesar de disputarse en una de mis modalidades favoritas, match play, me pasa lo mismo que a más gente: no me han enganchado, si bien es cierto que vi bastante más de la Presidents Cup que del Seve’s Trophy.

En el Seve´s Trophy la ausencia de jugadores eran notable, faltaron muchas de aquellas espadas que en Medinah se acordaron una y otra vez de Seve, si bien es cierto que estaban en su derecho y eso nos dio la posibilidad de ver jugar a Gonzalo Fernández Castaño y Miguel Ángel Jiménez, pero al final de todo, la pregunta que me hacía durante la retransmisión era si esa rivalidad de islas Vs continente existe a día de hoy o más bien el paso del tiempo la ha ido borrando. A todo lo anterior, hay que sumarle la poca gente que seguía cada uno de los partidos, lo cual no ayudaba nada a poder subir la emoción.

En la Presidents Cup si que había público, el plantel de jugadores  era de los importantes, al igual que el escenario donde se disputaba, pero aún así, esta competición y la Ryder Cup no son  comparables, no sólo por los planteles, ni por  la mayor grandeza de la competición, si no porque en la Ryder Cup, la rivalidad golfística entre Estados Unidos y Europa existe de verdad.

No sé que os parecerán a vosotros este tipo de torneos ni que las temporadas se encandenen unas con otras, pero para este que les escribe, no sería de extrañar, que durante las próximas semanas algunos de estos torneos simplemente pasasen desapercibidos.

Imagen | PGA Tour

Etiquetas

Historias Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close