PGA Tour

Lo de ayer tan sólo refleja lo que las estadísticas ya decían

Ayer lunes se disputaba la última jornada del Deutsche Bank Championship en la que Sergio García partía como líder, pero una vuelta de 73 golpes le dejaba sin opciones frente a un Henrik  Stenson que finalmente culminaba con una victoria unos últimos meses donde su golf ha brillado por todo lo alto. Toda una alegría volverle a ver a este nivel.
La vuelta de ayer de Sergio García no debiera habernos sorprendido si nos atenemos a las estadísticas, ya que en el PGA Tour, en la sección de scoring, si vemos la estadística de resultados de la cuarta jornada, Sergio García aparece en la posición 166 de 185 jugadores, promediando 72.38 golpes en los trece torneos disputados. Henrik Stenson en 13 eventos promedia 69,85 golpes, que lo sitúan en la duodécima posición. Una diferencia notable.
Las estadísticas, al menos durante esta temporada,  parecen demostrar que Sergio García no está jugando bien las últimas jornadas, ya esté en la pomada o lejos de ella,  su media de golpes en la cuarta jornada indica que algo tiene que estar fallando, para presentar esos números. Al menos a mi, no me parecen normales, ya que el mismo jugador es el número dos en la estadística de golpes en la primera vuelta, el número 20 en la estadística de golpes en la segunda jornada y el número 81 en la estadística de golpes en la tercera jornada. Un rendimiento que va bajando a medida que transcurre el campeonato.
Esta misma mañana en twitter había una conversación más que interesante sobre todo lo sucedido, sobre la carrera de Sergio García y sobre su inmenso talento a la hora de pegar a la bola, y no se porque extraña razón, he comenzado a pensar, que el problema radica justo ahí, en como hemos evaluado muchos de nosotros su inmenso talento.
Es rara aquella conversación sobre golf en la que la importancia que tiene la psicología no salga a relucir, en los palos que nos da este deporte justo cuando más ganas o necesidad tenemos de jugar bien. Ahora bien, a la hora de hablar del talento de tal o cual jugador, solemos hablar de su portentosa  pegada, se su juego alrededor de green, de sus tiros a bandera, de su putt, de su swing natural, pero sin embargo, ¿cuántas veces hablamos de la capacidad mental de un jugador para jugar en situaciones de máxima tensión?
A mi mente me viene el Tiger Woods dominador de hace años, que era capaz de embocar los putts que si o sí tenían que embocarse o Ian Poulter cuando es capaz de estar en Modo Ryder Cup. Jugadores que se crecen ante circunstancias adversas y jugadores que les cuesta rendir a su nivel bajo dichas circunstancias, pero en mi modestia opinión, es una parte crucial para cualquier jugador que quiera estar lo más arriba posible del golf mundial.  Promediar bajo en una de esas facetas, obliga a mejorar en las otras, y cuando las otras facetas ya están a un nivel altísmimo…
Sergio García tiene un talento natural brutal para pegarle a la bola, como lo demostró durante las tres primeras jornadas, un talento como pocos en el mundo, un talento que hizo que en su momento se le apuntase como el antídoto de Tiger Woods (que daño hizo esto) y aunque nadie duda de ese talento para pegarle a la bola, algunos si que pensamos que la manera de lidiar con la presión no está a la altura de su talento para pegar la bola o que al menos algo debe estar fallando para las estadísticas que presenta en las cuartas jornadas.
Si echamos la vista atrás y analizamos la estadística de golpes en las cuartas jornadas desde el año 2000, vemos como su mejor ranking es del año 2001, donde acabó en la posición vigésimo séptima.  En los últimos trece años,  ha estado sólo 6 veces entre los 100 mejores en dicha estadística. Su mejor media de golpes en la última jornada es del año 2007 con una media de 70,  mientras que si analizamos los datos desde el año 2000, su media de golpes en la cuarta jornada es de 71.30 golpes. Para ese mismo período los distintos números de ese raking promediaron 68.44 golpes.
 
 

Historias Relacionadas

Un Comentario

  1. Que SG tiene un talento enorme para el juego nadie lo duda, pero realmente que % del total del éxito de un jugador es el talento? SI la parte mental puntua igual o más que el talento, y si asumimos que aquí SG es un jugador mediocre o malo, veremos que en el cómputo total SG no es tan bueno. La expectativas no se pueden basar sólo en como se pega a la bola.
    Federer tiene mucho más taleto que Nadal, pero ha perdido la mayoría de sus duelos, principalmente por el poderío mental de Nadal. Mi opinión es que si sólo fuera por pegarle a la pelotita SG sería top 3 del ranking, pero si unimos todos los factores de un jugador se ha demostrado que no está al máximo nivel. Y el máximo nivel es ganar majors, Fedex cup, etc…….
    Y además de todo esto tiene una actitud que crea rechazo en muchos espectadores, y esto no creo que le ayude a tener mejores resultados, especialmente cuando hay presión.
    Hn época de infantiles tuve la suerte de jugar con él, y os puedo asegurar que era impresionante su juego. Es más, en sus primeros años de pro era un killer, ganaba si estaba en la pomada y tenía una actitud brillante. Desgraciadamente su actitud con los años ha cambiado con los años hasta volverse un jugador antipático en mi opinión.
    Es mucho más fácil arreglar un swing que un cerebro…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba