Golf y Negocios

La enfermedad celiaca y las alergias en el sector del golf español

El número de personas que padecen problemas por intolerancia al gluten es cada vez mayor en España y otros países desarrollados, así como otros problemas de alergias a determinados alimentos. Este problema, lejos de ser ajeno al mundo del golf, tiene impacto en los restaurantes y servicios de catering que operan en los clubes y centros deportivos de golf porque la legislación española ha cambiado para adaptarse a la normativa europea, entrando en vigor el pasado 13 de diciembre el Reglamento UE 1169/2011, que obliga a los restaurantes a proporcionar información sobre los alérgenos presentes en los platos que ofrecen en su carta.
Sí, has leído bien. Esta nueva norma, obliga a advertir a los clientes de los alérgenos que contiene cada plato, con el fin de proteger al consumidor y evitar intoxicaciones alimentarias por ingerir productos que causan alergias o intolerancia. El gluten, las legumbres, los frutos secos, la lactosa, el pescado y el marisco, son ejemplos de la gran cantidad de alérgenos que pueden encontrarse en cualquier carta de un restaurante de cualquier club de golf.
Cualquiera de los anteriores alérgenos podría provocar un grave problema a un cliente que lo ingiera sin saberlo y sufra una reacción alérgica. De ahí el sentido de esta norma, que se está aplicando bastante mal por el momento en la mayoría de los restaurantes que he tenido la oportunidad de visitar en estos dos meses que lleva en vigor. La falta de adaptación y la nula predisposición de muchos restaurantes es preocupante, incluso estando bajo la amenaza de graves sanciones de carácter penal a aquellos que no cumplan la norma.
Esta norma es un motivo más para que los clubes y centros deportivos de golf se tomen más en serio sus propuestas de restauración e incluso para que se planteen si merece la pena ofrecer este servicio o no a sus socios y abonados. La adaptación a esta norma para ofrecer platos sin determinados alérgenos requiere un importante esfuerzo en infraestructura, mejora de procesos, formación, compras y más, que pueden echar para atrás a muchos clubes de golf en los que el restaurante apenas da para ingresar unos pocos euros.
La situación no es ninguna broma. Si yo fuera miembro de una junta directiva o una persona de responsabilidad en un club, plantearía este asunto y tomaría medidas de inmediato porque la responsabilidad penal está contemplada para los incumplimientos más graves.
Por último, aprovechando la reflexión sobre los servicios restauración en los clubes de golf. ¿Tenemos restaurantes de calidad en los clubes de golf españoles o es una asignatura pendiente en la que el sector del golf español debe mejorar?
Imagen | JESHOOTS

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar