Golf Amateur

¡Pero qué cara tienen los minusválidos que quieren jugar con ventaja los campeonatos!

Eso es lo que uno puede entender cuando lee en Mi Blog de Golf , del mismo autor que hace ya más de un año escribía en este artículo, en el que no sólo nos comentaba cómo no le habían dejado a  Néstor López-Garín Sexmilo participar en el Campeonato de España de Dobles que iba a tener lugar en San Sebastian, si no que además, la RFEG, pese a que el jugador tenía el documento de la EDGA (European Disabled Golf Association), organización apoyada por el R&A, no sólo le impedía jugar, si no que además, tenía que tragarse el razonamiento del Comité de Reglas:

Este Comité Técnico de Reglas de esta Real Federación Española de Golf considera que un jugador que compite en coche, sea cual sea la razón que justifique su utilización, obtiene con ello una ventaja indebida sobre todos y cada uno de los demás jugadores que compiten andando.

En su momento ya me costaba entender bastante el razonamiento que había detrás, ya que jugar en cochito, es la única posibilidad que tiene un jugador minusválido para poder jugar, además, hasta donde yo sé, y como el Tribuna Supremo de Estados Unidos dictaminó en el caso de Casey Martin frente al PGA Tour,  la única parte esencial era el golpeo de la bola, por lo que el PGA Tour desde ese momento, aceptó el juego en cochito de aquellos jugadores que de otra manera no podrían jugar al golf.
Por tanto hubiese sido lógico que la RFEG, después de la polémica generada hace más de un año con este jugador,  hubiese realizado los cambios pertinentes para que un jugador que tenga acreditada su minusvalía, puede jugar un campeonato con el resto de jugadores, sin embargo, hay veces que la lógica y las acciones de nuestra federación no van de la mano, puesto que como se comenta en el artículo de Mi blog de Golf, un jugador minusválido no pudo incribirse en el Campeonato de España de Tercera porque no estaban permitidos los cochitos…
Tengo claro que en esto, como en otras muchas cosas de la vida, si se quiere se puede, y si después de más de un año, los jugadores minusválidos no puedan jugar un campeonato en cochito, porque supuestamente tendrían ventaja, no sólo me enfada como persona, si no que me avergüenza ser miembro de una federación que dice que una persona cuya única posibilidad de jugar al golf, es mediante el uso de cochito, estaría beneficiándose de dicha ventaja.
Podría ser bien pensado y razonar que las reglas de golf realmente lo impiden, porque sería una aberración que pondría el golf mundial en peligro, pero claro, uno mira al PGA Tour y allí Casey Martin pudo jugar con su cochito y no pasó absolutamente nada.
 

Etiquetas

Historias Relacionadas

2 Comentarios

  1. Ovidio no te conozco y nunca habia escuchado la historia sobre lo que la RFEG dictamino sobre el chico ese, Nestor. Vaya burrada que un organismo tan grande para el golf español, o mejor aun el mayor organismo del golf español, decida no dejar jugar a una persona incapacitada fisicamente y como razon pongan que es porque van en cochecito. El problema es que el sistema judicial no es lo suficientemente estricto. Yo vivo en Estados Unidos y he jugado al golf toda mi vida. Como ya ha sucedido aqui en el caso de Casey Martin (sobre el cual he tenido que hacer investigacion para un trabajo universitario) el jugador pone una demanda y a parte de jugar, gana dinero por haber sido discriminado. Eso es unicamanete lo que la RFEG ha hecho a Nestor, discriminarle.
    Pero bueno ojala que para la proxima vez, hayan aprendido de su error y mejoren. Los errores estan para mejorar y seguir creciendo y seguro que la RFEG lo hara.
    Muy buen articulo, felicidades.

    1. Claro que sí, esperemos que esto se pueda normalizar y que las personas que tienen estos problemas puedan jugar al golf con normalidad. En USA no me quiero ni imaginar cómo se las puede gastar un juzgado en un caso como el que comentas, puede llevarse por delante a los que hayan cometido el error de no dejarle jugar… A ver si desde la RFEG aceleran el asunto y lo resuelven de una vez.
      Lo que sí que me cabrea a mí es el caso de los caraduras, porque por mucho que la cosa cambie a mejor, ya me veo a algún listillo queriendo aprovecharse del asunto para jugar en buggy torneos en los que está prohibido, por ejemplo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar