PGA Championship

Jason Dufner consigue la victoria en el PGA Championship

Ayer Jason Dufner se imponía en el PGA Championship 2013 de Oak Hill, conquistando su primer grande y quitándose la espina que le quedó clavada de haber perdido el PGA Championship de hace dos años en el Atlanta Athletic Country, cuando Keegan Bradley le ganaba en el play off, un Keegan Bradley, jugador que no está entre mis más queridos por su rutina, que tenía el bonito gesto de dar la media vuelta cuando se dirigía hacia el aeropuerto, para darle la felicitación en persona a Jason Dufner.
Durante la última jornada de ayer, de entre los que estaban en la pomada, tenía varios jugadores que me hubiera gustado que se llevasen el trofeo wanamaker. Jason Day, por ser uno de esos jugadores que en los grandes siempre está ahí arriba, un jugador que toca zafarrrancho de combate y no esconde nada. Henrik Stenson, por volver a ser el jugador que fue, después de haber pasado por una crisis de juego brutal. Y por último, Jim Furyk, un claro ejemplo de jugado de swing diferente y eficiente y que en el 2012 había visto como en momentos decisivos su golf lo abandonaba.
Finalmente, se llevaría la victoria Jason Dufner, un jugador que demostró con sus certeros tiros a green, que sus dudas con los putts cortos, no iban a causarle problemas ayer. Jason Dufner es un jugador diferente, no sólo por su inexpresividad, si no por la importancia que otorga al aspecto mental del juego, el compromiso y la ética del trabajo. Un jugador que quizás encuentra un número tan importante de admiradores como de detractores, a unos les parece un jugador soso, aburrido, mientras que sus seguidores, nos hemos acostumbrado a intentar evaluar y traducir su escasa gesticulación. No obstante, el sábado, dio quizás la primera muestra de que la profesión va por dentro, ya que si mal no recuerdo, fue la primera vez que le vimos un mal gesto en el campo, tirando el driver cuando su golpe de salida iba directo a la derecha.
En los dos últimos grandes de la temporada, han ganado dos jugadores que se llevaron palos importantes en grandes hace no mucho tiempo. Phil Mickelson ganaba el Open Championship, después de ver como se le marchaba el torneo más deseado por él, el US Open con dos wedges en la mano. Jason Dufner, había perdido el PGA Championship de hace dos años tras dilapidar una ventaja de tres golpes en los últimos hoyos, recordándome que no se cuentan las veces que uno se cae, si no de las veces que uno se levanta.
Además estos dos jugadores también tienen otra cosa en común, aunque esto es a nivel de su material, ambos jugadores se han llevado el triunfo utilizando un grip para el putter Super Stroke.
 

Historias Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba