Hierro 8 DST Compressor: nuestro análisis

Allá por el mes de marzo del año 2015 veía este vídeo de Henrik Stenson usando un hierro DST Compressor y no pude evitar la tentación, teniendo que encargar uno, a una tienda de Japón, porque por cosas del destino, salía más barato así, a que la propia compañía me lo enviase desde USA, si bien es cierto, que ahora ya los envían desde Reino Unido.

Estamos hablando de un hierro que como dirían por tierras canarias está completamente gambao, además de tener una suela bastante ancha y plana, lo que te obligará a pegar, con las manos completamente adelantadas y conseguir así la máxima compresión cuando golpees la bola (¿os suena de algo lo de flying wedge?) , como puedes ver en el siguiente vídeo.

Es un training aid que está siendo utilizado por un número importante de jugadores de PGA Tour o Circuito Europeo, entre los que destacan Justin Rose, Jason Day, Henrik Stenson, etc… Además es un training club que ha sido puesto por las nubes por la que para mi es la mejor página independiente de material, como puede ser My Golf Spy. Ahora bien, todos los artículos de la tienda funcionan de maravilla en la tele, pero ¿qué pasa cuando a uno le llega a casa?

Lo primero que te llevarás es un buen susto, si como en mi caso, te lo paran en las aduanas y tienes que pagar otros 15 euros extras para poder disfrutar, pero una vez que abres la caja, te vuelves a llevar otro buen susto, porque realmente lo ves raro, muy raro. Una vara supertorcida, una suela del palo completamente plana, que te obliga a adelantar mucho las manos, y como en tu despacho non podrás pegar bolas, te pasarás un buen rato pensado qué pasará cuando tengas la primera oportunidad de pegar una bola en tee de prácticas. ¿Y qué pasa cuando llegas al tee de prácticas?

Si eres un tipo vergonzoso, te recomiendo ir a horas poco transitadas, porque cuando la gente que esté en tee de prácticas te lo vea, las preguntas serán obvias: ¿qué le ha pasado al hierro ese?, ¿qué es eso?, ¿para qué sirve? y si eres aficionado a probar todo lo nuevo, alguno te acabará diciendo a este ya le han vuelto a timar o ya está con otra de sus cositas que no sirven para nada, aunque en mi caso particular, yo soy mucho de la frase, ande yo caliente y ríase de mi la gente.

Una cosa extraña sobre el DST Compressor es que toda la información que adjuntan habla de las razones técnicas para su creación, pero luego, lo que son instrucciones de uso, pocas he visto, más allá de lo de hacer tu swing. Y es verdad que razones no les faltan para no incorporarlas, porque cuando uno lo tiene en sus manos, algo hace nuestro cerebro y nuestro cuerpo para adaptarse de manera autónoma, y se da cuenta automáticamente que el palo es una fuente de sensaciones y buenas posiciones para poder comprimir la bola.

Curiosamente, mi entrenador y yo, coincidimos en que quizás lo que más nos gusta del palo, más allá de lo que te esperas de pegar con las manos adelantadas, es como nos coloca las manos en el tope del backswing, adoptando una posición, que al menos a mí, siempre me ha recordado a las tortas que las chicas pegaban en las películas antiguas, una sensación, que me deja muy claro, que desde ahí arriba sólo hay una única forma de atacar la bola.

Reconozco que quizás desde mi conversión al Stalk and Tilt o más bien a una secuencia de posiciones que comparten en buena manera los mejores jugadores de la historia, porque el S&T es simplemente un método, lo de pegar con las manos adelantas es algo en lo que llevábamos entrenando mucho tiempo, por lo que las sensaciones tampoco son excesivamente raras, más allá de un stance, que al principio quizás te parece demasiado radical, aunque cuando comienzas a pegar bolas penetrantes al draw una y otra vez, tan sólo estás pensando en cómo se trasladará esa sensaciones cuando comiences a pegar con tu hierros de verdad.

Y para mí esa es una de las claves, que esas sensaciones son completamente trasladables. En mi caso particular, me ha obligado a tener las manos ligeramente más bajas, siempre las tenía una pizca altas, y algo más adelantadas de lo que también las solía poner. Desde hace ya algún tiempo, el hierro 8 DST Compressor está siempre en mi bolsa, excepto en rondas en competición, y mis primeros golpes enteros con el hierro serán siempre con él.

Después de pegar una media docena de bolas con el hierro 8 DST Compressor, mi siguiente hierro suele ser mi hierro 8 de verdad, para a partir de ahí, seguir subiendo de palos. Si en algún momento pierdo las sensaciones, vuelvo a cogerlo para tirar un par de bolas más, para más tarde volver a tirar bolas con el palo que me había dado problemas.

No lo puedo negar, el DST Compressor es mi fábrica de buenas sensaciones, hazlo mál y lo pagarás caro, porque si no llegas con las manos adelantadas, el palo te lo dejará bien clarito, aunque esto no implica, al menos por mi experiencia, que el palo te este pidiendo algo díficil de hacer.  No hay trampa ni cartón, haz lo que te pide y tendrás unas sensaciones únicas que las querrás para siempre.

Otro de los aspectos por los que quizás más me gusta, es que el palo despierta en mi instinto o habilidades que en el golf siempre había echado de menos. Con el DST Compressor en las manos, se puede decir que mi naturalidad y el golf no están reñidas como hasta ahora siempre me había pasado, si no que van juntas de las manos. El DST Compressor me parece un hierro que me genera habilidad para pegarle a la bolita.

Entiendo que alguno os estéis preguntando si es un training iron que sirve para todo el mundo. El mío ha pasado por numerosas manos, pero la gran mayoría de ellas, estaban ya en la búsqueda de pegarle con las manos adelantadas, por lo que los resultados han sido siempre bastante positivos, aunque a algunos les cueste más que a otros empezar a obtener buenos resultados. Si eres un cabezota  y tu idea es hacer el flying wedge creo que el palo no te defraudará.

El mío, como comenté al inicio, vino vía Japón, pero hace una semana escasamente tuve que encargar uno para mi entrenador, ante el temor de que me lo acabase gastando, y la propia web de DST Compressor ya envía desde el Reino Unido, por lo que con gastos de envío estaríamos hablando de 103,94 libras lo que tengo que añadirle 15,60 euros de los gastos aduaneros, que me generan por el régimen especial de impuesto que tenemos en Canarias, por lo que al final el palito acaba saliendo por unos 150 Euros.

Me gustaría poder responderos a lo de si merece la pena o no, yo tengo claro no, clarísimo que lo volvería a comprar, ahora bien, llevo trabajando en lo que promueve este palo bastante tiempo y en mi despierta unas sensaciones de naturalidad que ojalá hubiese descubierto tiempo antes, pero lo anterior no quiere decir, que en ti vaya a despertar las mismas sensaciones.

Si estabais trabajando en lo de pegar con las manos bien adelantadas, creo que os merecería la pena comprarlo, si seguís sin  trabajar en ello, quizás primero debiérais preguntaros la razón de porque no lo estáis haciendo y luego dar el paso. Para mi, y siento ser tan rotundo como en la teletienda, hay un antes y un después del DST Compressor y a los hechos me remito.

Un comentario

  1. alejandro doria doria

    este tipo de artilugio, se puede fabricar con un hierro nº 8, y no hace falta tantos gastos, y romperse el coco, vale! hombre, que si eres manitas, lo fabricas tu mismo, y la sensaciòn sera doblemente satisfactoria, ve, donde arreglan palos de golf, y dile lo que quieres, y ellos te daran la soluciòn por menos plata. desde doblar la vara hasta modificar el lof, y/o el lie.Saludos desde la gran REPUBLICA LIBRE ARGENTINA .-

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*