The Open

Rory McIlroy gana el Open Championship 2014

Rory McIlroy es el campeón del Open Championship de 2014, tras cuatro jornadas de torneo en las que demostró estar a un nivel de juego bestial. Tomó el mando en la primera jornada y no se bajó de lo más alto de la clasificación en ningún momento, ni siquiera cuando sus competidores le presionaron durante el fin de semana.
Rory McIlroy fue capaz de desplegar un golf magistral para las diferentes condiciones que se fue encontrando en el campo del Royal Liverpool, de sol, viento y lluvia, y también para hacer frente a los diferentes rivales que trataban de darle caza, entre los que destacaron un magnífico Rickie Fowler y, como no, Sergio García. Al Sergio le dedicaré una entrada especial para comentar su participación en el Open 2014, ya que ha sido para mí el mejor Sergio García que se ha visto jamás.
A pesar del dominio de Rory McIlroy, que en algún momento del torneo parecía abrumador, este Open Championship ha estado emocionante. En las dos primeras jornadas, hubo movimiento para ver cómo se conformaba la parte alta de la clasificación, pero también para dilucidar qué jugadores pasaban el corte y quienes se quedaban fuera. Fueron varios grandes nombres los que no pasaron el corte, como es el caso de Lee Westwood (candidato en su tierra), Bubba Watson (ganador del Masters 2014) y el de los españoles Rafael Cabrera-Bello, Pablo LarrazábalMiguel Ángel Jiménez (se jugaba entrar en la Ryder Cup) y Gonzalo Fernández-Castaño (se jugaba entrar en la Ryder Cup y la tarjeta para el PGA Tour).
En este Open Championship 2014 hemos podido ver el retorno de Tiger Woods a un major, tras su reciente lesión de espalda. Ha dado que hablar, como siempre, pero no ha sido el protagonista de otras ocasiones. Esto era de esperar, no se le puede pedir que gane tras sus problemas físicos, aunque es cierto que Tiger podría ser capaz. Su papel en el Open destacó por su resultado de 3 golpes bajo par en la primera jornada, al que le siguió un mediocre resultado de 5 sobre par en la segunda, con birdie al 18 incluido para pasar el corte por los pelos. Durante el fin de semana sus resultados no mejoraron y cayó hasta el puesto 69 en la clasificación final, aunque a la gente le seguía apeteciendo verle por televisión y en el campo, en directo.
Otro detalle del Open 2014 que me quedo para el recuerdo es el campo del Royal Liverpool, un señor links, con todos los ingredientes necesarios para ser sede de un torneo grande. Quizás la lluvia caída durante el torneo lo dejó menos fiero de lo que podía haber sido, pero aún así, el rough, los bunkers y algunas posiciones de bandera daban la talla y te hacían sentir que estabas ante un torneo especial.
Otra buena nota que se puede tomar es la de la organización del torneo, que me ha parecido impecable. La rápida decisión de cambiar el formato previsto para la jornada del sábado, pasando a salidas por el tee del 1 y del 10, basándose en la previsión meteorológica, me ha parecido de lo más eficaz y acertada. No se lo pensaron y, aunque a alguno le pareció una herejía, el tiempo les dio la razón y gestionaron el riesgo de interrupciones por tormenta con una maestría digna del torneo que dirigen.
La parte de comunicación, también me pareció que la organización del torneo la ha gestionado de forma magistral, al transmitir el Open en los frentes más importantes a día de hoy (web, redes sociales, televisión), siendo capaces de enganchar al público y generar mucha, pero que mucha atención y relevancia al torneo de golf más importante que se juega en Europa. Un claro ejemplo es su iniciativa #OpenMoments, de la cual ya nos hemos hecho eco, por su gran interés para el golfista aficionado.

Etiquetas

Historias Relacionadas

Un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar